Milonga un encuentro cultural y gastronómico

La Milonga es un género musical del Rio de la Plata, Argentina que tiene influencia de varios ritmos, africanos, latinos y europeos. Por su parte la gastronomía Argentina une en perfecta armonía sabores incomparables de muchos lugares.

La explosión de colores y sabores siempre ha creado algo diferente y original, sin perder su escencia, la Milonga, lleva en el alma el color del Candombe y el sabor del folclore Andaluz. Con cada paso, el movimineto se hace mágico el ritmo y bamboleo acompañan un coqueteo ancestral. Del mismo modo nuestra comida acompaña en cada ingrediente el sabor de un buen baile.

De la Milonga y sus sabores

El genero musical y el baile propiamente dicho conlleva un ritmo especial donde el bailarín con paso firme emula el pisado de la uva en la vendimia, luego está el abrazo que es la base fundamental del Tango y la Milonga. Cuando estas dos acciones se combinan, se genera una interesante alquimia que da paso al baile.

Así se compara de forma casi natural el vino y la carne que por si solos proporcionan un deleite al paladar pero al unirse acompasadamente proporcionan un placer reservado para muy pocos afortunados.

De la música y la comida

Ese maravilloso concepto es nuestra base para el servicio. Preparar la carne para nosotros requiere de un profesionalismo conocedor de las mejores carnes de vacuno desde el lomo bajo hasta la punta picaña.

La comida, al igual que la música, requiere de la elección de los mejores ingredientes. Entre muchos de ellos es la sal que pone el coqueteo y prepara el ambiente, y en un acompasado ritmo empieza el agregado con sutiles acompañamientos como patatas dulces o verduras asadas.

Cuando el bailarín es exigente y sabe de nuevas coreografias, sin duda realizará junto a la Milonga, el 2×4 del Tango en coordinación perfecta de pies. En analogía con el detalle de una rica crema de berenjena o empanadas de queso que deleitan el paladar más exigente como aperitivo,  o con el final contundente de un delicioso postre de frutas.

La pareja

No hay duda que sabemos bien quien invita al baile del paladar: nuestra variada carta de vinos, que no pueden faltar en esta coreografía, traduce el sentimiento de la Argentina del Tango y la Milonga.

El vino provee el sabor perfecto a la carne y podemos darle un buen consejo si entra a la pista por primera vez: En Sevilla el arte del enólogo no tiene fronteras, por lo que nuestra variedad no sólo invita a beber un buen vino, sino que invita a conocer a alguien con gran personalidad.

Finalmente el baile

Solo la naturaleza humana nos impulsa a experimentar los grandes placeres de la vida que se resumen en sencillas acciones como comer o bailar. Estas acciones se vuelven complejas al impulso y búsqueda de la excelencia, conviertiendolas en un verdadero arte.

Y esa es nuestra invitación, invitación a experimentar el arte de comer y bailar con nosostros en una infinidad de estupendos sabores que empiezan con una Milonga en el Milonga’s.