Tu restaurante en Sevilla para saborear Argentina

Mística y sabor del chorizo argentino en los asados

La influencia claramente europea llega a Argentina a la hora de enseñarnos cómo embutir la carne… Es decir, cómo preparar un delicioso chorizo. La historia nos dice que su origen es más bien romano, cuando realizaban el rito de matar a los cerdos y la carne de éstos entre vísceras y entrañas era molida, curada y ahumada.

Pero a diferencia del chorizo tradicional, el chorizo criollo argentino no está curado ni ahumado. Básicamente se realiza la preparación de la carne con vino y especias, para luego en un máximo de 24 horas embutirla para ser cocinada inmediatamente.

Receta del chorizo criollo

Existen tantas variedades de recetas de chorizo criollo como regiones argentinas, pero muchas de ellas tienen detalles en común como la carne, el vino, el pimiento y las especias.

En referencia a la carne, ésta puede ser de cerdo o vacuno o una combinación de ambas, desde luego fresca y de buena calidad, que luego es molida finamente. Por otra parte se prepara la mezcla de sal, hinojo, dientes de ajo bien picados. Se mezcla con la carne y deja reposar en un lugar refrigerado.

Asimismo, el resto de la carne y grasa que acompañará la preparación (como por ejemplo el tocino) debe ser espolvoreada con pimineta. Ello, junto al vino blanco o tinto y el toque secreto del chef, debe ser agregado a la preparación inicial para finalmente dejarla reposar y refrigerar durante aproximadamente 24 horas.

Para embutir, debe limpiarse muy bien la tripa con un vaso de vinagre, agua fría y agua tibia, luego secarla muy bien con un paño. El proceso de embutido es sencillo: se ata la parte final de la tripa luego se coloca el tubo del embutidor proporcionalmente al tamaño de cada pieza de chorizo y listo, se tiene un chorizo criollo.

Mesa choricera

Ahora bien, nuestra especialidad es poner a la parrilla éstos chorizos frescos y servirlos como entrante con una deliciosa salsa chimichurri, aunque la variedad de platos es amplia.

Unas deliciosas tapas de chorizo a la parrilla cortado en rodajas con queso y pan, es servido en tradicionales cazuelas de barro. También en platos principales con patatas asadas y ensalada o en pizzas cocidas al horno que dan un sabor incomparable.

O si no, otra alternativa es un buen pote de lentejas cocidas con chorizo al estilo montañés que despierta a cualquiera. Otra tradición muy sevillana es la pringá en la que el chorizo es degustado dentro del pan. Tambíen se ve al chorizo acompañando un plato de pasta o plato de verduras dejando satisfecho al comensal.

En Argentina se acostumbra comer el chorizo en un buen pan, denominado choripan. El chorizo puede ser a la parrilla o asado en una sartén y se complementa con ensalada de lechuga, tomate y un buen vaso de cerveza. No falta nunca en los asados argentinos siendo protagonista principal junto a la carne y sin duda con un poco de salsa golf o chimichurri queda exquisito.

Sin importar la manera en que sea preparado y servido, el chorizo es un alimento completo con las proteinas de una buena carne, y es por eso que debe ser acompañado por deliciosas guarniciones. Como entrante prepara el camino y el paladar en espera de un buen plato principal y como acompañante completa el círculo de una comida ideal que, como siempre, podrás disfrutar en Milonga’s.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.     ACEPTAR